HILOS TENSORES

Rejuvenece tu rostro con el tratamiento de hilos tensores.

Los hilos tensores también conocidos como hilos mágicos son una innovadora técnica con la que podrás obtener los resultados del lifting tradicional con la ventaja de no pasar por el quirófano.

Rejuvenece tu rostro con el tratamiento de hilos tensores, gracias a la tecnología más avanzada contamos con uno de los tratamientos más demandados. No dejan marcas y son reabsorbibles.  La mejor solución para la flacidez del rostro.

Características de la intervención

Consiste en la distribución de estos hilos reabsorbibles y biocompatibles con una aguja fina a través del tejido subcutáneo. Se colocan varios hilos en una dirección y otros en el sentido contrario, así uno a uno, se va tejiendo una malla. Una vez introducidos crean una pequeñísima lesión tisular de forma natural alrededor del hilo insertado, que activa nuestras células y crean tejido de soporte, produciendo nuevo colágeno y fibroblastos. De esta manera tensan y redensifican la piel sin suturas ni marcas perceptibles al tacto o la vista consiguiendo unos resultados completamente naturales sin rechazos o alergias.Cada aplicación se regula de manera individual para cada paciente por nuestros médicos, teniendo en cuenta la fisionomía, la edad y el grado de envejecimiento que presente la piel. El proceso es completamente indoloro y tiene una duración aproximada de 30 minutos

Los Hilos Tensores (hilos faciales) que utilizamos para  conseguir un efecto lifting sin necesidad de cirugía son reabsorbibles, bidodegradables y biocompatilbes.

Existen 2 tipos de hilos fundamentalmente:

  • Hilos Monofilamento
  • Hilos Espiculados

Según el paciente y las necesidades que nuestros doctores identifiquen, recomendaremos unos u otros.

Son hilos quirúrgicos (como los que se utiliza para las suturas en cirugías) que por su composición de PDO (polidioxanona) o Ácido Poliláctico estimulan la generación de colágeno tipo 1 que es el que permite revitalizar y rejuvenecer el aspecto facial.

Las espículas generalmente son bidireccionales, y además de producir ese efecto de reposición de la masa facial generan colágeno.

Su demanda se ha popularizado en las consultas de medicina estética, pero su aplicación requiere de habilidad y experiencia, por lo que debe ser realizado por un profesional especializado.

¿Qué debes saber si quieres realizar una Rinoplastia?

Hilos para reafirmar la piel o Monofilamentos

Están formados por Polidioxanona (PDO) y permiten la producción de colágeno y fibroblastos alrededor del hilo insertado.

Se colocan en el tejido subcutáneo sin anclajes ni suturas. Los resultados son progresivos y naturales. Se puede ver el efecto definitivo a las 3 semanas y el resultado tiene una duración de hasta 12 meses.

 Hilos Espiculados para reafirmar y tensar la piel

A diferencia de los anteriores éstos están dotados de espículas bidireccionales con una mayor generación de colágeno y fibroblastos gracias al espesor del hilo.

Producen mayor tensión y elevación facial y están indicados en un grado de flacidez medio. Se colocan en el tejido subcutáneo para reposicionar el plano más profundo y mejorar el superficial.

El organismo reabsorbe los hilos entre los 10 y los 14 meses, pero los resultados se dilatan hasta los 20 meses. Los resultados son progresivos y naturales.

 Hilos de Ácido Poliláctico Efecto Lifting

Estos hilos están realizados con espículas o conos bidireccionales restaurando la estructura de la cara con resultados más duraderos.

Son la última generación de hilos tensores reabsorbibles, hechos de ácido poliláctico y glicólico, indicados para pacientes con un mayor grado de flacidez. Redefinen el rostro y recuperan volúmenes de forma inmediata y con resultados más duraderos.

Están indicados para la caída de la piel del tercio medio del rostro, pérdida de volumen malar, caída de la línea mandibular, relajación del cuello y caída de la ceja.

Gracias a las espículas y conos bidireccionales se consigue una mayor tensión y producción de colágeno; además generan volumen y estiramiento de la piel, elevan y tensionan las estructuras faciales sin cambiar su contorno natural, y devuelven la juventud a la fisonomía del rostro.

Ante pacientes con una flacidez mínima, con la piel muy delgada donde hace falta engrosar la dermis, el doctore optará por una colocación en modo de cuadratura de hilos monofilamentos que además dará ese aspecto de tensión en la zona que necesita el paciente.

Cuando el paciente es de edad más avanzada, y presenta una mayor flacides y descolgamiento, sobre todo a nivel de la zona mandibular, la mejor opción son los hilos espiculados o de cono.

 Los hilos se reabsorben, por lo que no requieren de ningún tipo de mantenimiento. El inicio del proceso de reabsorción comienza a partir de los dos meses, y a partir de ahí van desapareciendo paulatinamente.

Para la colocación del hilo, el doctor parte de un punto de entrada por donde introduce el hilo con una aguja muy fina, y  desde ahí coge el plano de la piel a través del cual se guiará el hilo hasta el extremo donde fijará el extremo del hilo antes de liberarlo y retirar la aguja.

Los hilos tensores no son perceptibles normalmente

Es cierto que con los hilos espiculados y de cono si se presiona con la yema de los dedos es posible percibir el trayecto del hilo. Aunque esto dura muy poco tiempo ya que enseguida empiezan su proceso de reabsorción.

 Tras la colocación de los hilos no es habitual que aparezcan hematomas, y ahí entra en juego la pericia del médico y la sensibilidad de la piel de cada paciente. En cualquier caso hay que tener presente que con cualquier tratamiento estético con infiltraciones de materiales o productos, implican un riesgo de aparición de hematomas.

El momento indicado para hacerse un tratamiento con hilos es a partir de los 40 años, aunque cuando está igualmente indicado en pacientes que presentan una piel muy retraída, sobre la que cualquier otro tratamiento no tendría resultados.

Los resultados se ven en el momento por el efecto tracción que es inmediato, y el proceso inflamatorio de la infiltración, especialmente con los hilos espiculados. El efecto final del hilo se ve a los dos meses, momento en que ya se ha formado colágeno y es cuando se estabiliza el tratamiento y se mantiene por al menos un período de 1 año.

Financiación

  • Financiación a su medida de 1 a 6 meses sin intereses
  • Planes de pago hasta 60 meses
  • Primera consulta gratuita
  • Precios cerrados (todo incluido)
  • Plan Reserve
consulwebHilos Tensores